James LaBrie, ese virtuoso…

19 08 2009

Desde siempre, incluso antes de empezar a escucharles, me dio la impresión de que Dream Theater era una especie de grupo de superhéroes de la música… Ya sabéis lo que quiero decir… Una superorganización buscó a lo mejor de lo mejor que encontraron para formar el grupo de música definitivo.
Sí, también me daba la impresión de que se me iba la pinza cosa mala…
El caso es que, poco a poco, he ido conociendo al grupo, y poco a poco me han ido gustando cada vez más (no digo más, que mi eterno proyecto de Bardo en Ragnarok Online se llama Petruccio… aprovechando el parecido con el apellido del guitarrista y el mote que me pusieron los amigos del instituto, Pedrucho).
Pues, como digo, unos virtuosos…
No hay más que ver la habilidad de James LaBrie al micrófono, esa capacidad de concentración, de hacer…
En fin, vedlo vosotros.
Si tenéis poco tiempo y/o pésimo gusto musical, saltad al minuto 6:00…

Y esta ha sido mi entrada chorra de hoy… :P





Por ahí me voy…

15 03 2008

Por ah� me voy...… y ahí os quedáis…
¡Me voy pa’Barcelona!
Ed Force One
¡Y lo dicho…!

Luciérnago escuchando:
Kiss – Crazy, Crazy Nights





60 años…

28 09 2007

… y como si tuviera 20…
Me he enterado en el blog de mi compañero Kritias, que fue ayer, cagontó, pero bueno, más vale tarde…

¡Felicidades, grandote!
Sigue deleitándonos con tu arte…

Os invito a todos a disfrutar de Meat Loaf…

Luciérnago escuchando:
Meat Loaf – Everything Louder than Everything Else





Van Canto

7 09 2007

Bueno, pongo esta entrada para probar un programita que te gestiona estas cosas… a ver qué tal va… Aprovecho, para que no sea tan rematadamente vago, para recomendaros un grupo tela de curioso… Se trata de Van Canto, sexteto de “Hero metal a capella”… nada menos… Bueno… todo lo que pueda explicar es totalmente innecesario al lado de un (¡sí, Sev, meto mano de yutube JUASJUASJUAS!) vídeo…

Espero que os haya gustado… si no… pues nada :P

Todos a escuchar musiquita buena…

(Editando: No me gusta el programa… ¬¬)

Luciérnago escuchando:

Wolfmother – Pyramid





La noche que nos comimos Europa

29 08 2007

Ayer dije que iba a hablar de Eurovisión, y cumplo… jeje…
Como es evidente, no voy a hablar de las ñoñerías pertinentes ni de Massiel…
Voy a hablar de lo que pasó en la edición del año pasado.
Seguramente recordaréis a qué me refiero, si no, mejor, sigue leyendo y disfruta…
Si lo recuerdas, lee también, que hay que leer…
En fin, todo comenzó unos meses antes del certamen de marras, cuando mi amiga Patri me entró al messenger gritando y agitando los brazos… bueno… yo al menos me la imaginé así…
“Weeeeeee… ¿Sabes quién va a representar a Finlandia en Eurovisioooooooooónnnn…?”, me dijo más o menos…
Yo, que si hay algo que se me viene a la cabeza cuando escucho la palabra “Finlandia” no son la nieve, Laponia, Papá Noel o muchos y grandes animales de ramificados cuernos, si no sus grupos de música (y no me refiero a los HIM -aunque una amiga juraba y perjuraba que eran alemanes…-), si no a otros mejores y , diría que en todos los casos, menos conocidos, como Entwine, Stratovarius, Apocalyptica (véase entrada anterior), Sonata Arctica, Nightwish…
Hmm… Nightwish…
Por aquellas fechas aún estaba reciente la, por llamarlo de alguna manera amable, marcha de Tarja Turunen, del quinteto de metal sinfónico finlandés.
“¿Tarja?”, pregunté.
“¡Lordi, tío, Lordi!”
Así era… Lordi… Finlandia había hablado, y había dicho “Bruoarghghghg…!!!”
Para el que viva debajo de una piedra
Yo a esta gente les llevaba escuchando ya bastante tiempo, mucho antes de ver sus caritas…
(Y tengo que decir que la teclista anterior y uno de sus antiguos bajistas daban más miedo…)
El caso es que, yo, lo tenía claro: Se iba a liar…
Los Lordi, en Eurovisión, recinto sagrado de moñas, ganar, yo estaba seguro, no iban a ganar… pero, liarla… era otro cantar…
Al poco me enteré que la representación española correría a cargo de las Ketchup.
Me planteé nacionalizarme finlandés…
Aunque el finés… hombre… no tiene raíz indoeuropea… pero se ve bonito de aprender…
“Como ganen estos”, decía un nota en un foro, “el año que viene todos iguales. ¡Qué dolor de cabeza!”
No le contesté porque no me iba a dar de alta en un foro al que no iba a volver para decirle a un infraser que me chupara el dedo gordo del pie…
El caso es que yo ya tenía claro a quién iba a apoyar desde casa, aunque tampoco creía que fuera a verlo…
En eso que mi amiga Sonsoles nos invita a algunos de la pandilla a pasar precisamente ese fin de semana a su casa en el campo, en Chiclana.
Y yo pensaba… Seis en una casa en medio del campo, dos jeviorros, un hard-rockero de la vieja escuela, carne de barbacoa, alcohol y Lordi en Eurovisión…
La noche prometía…
Al final decidimos que sería mejor hacer la comida en la cocina, por eso de estar cerca de la tele y porque no íbamos a ponernos a ello hasta bien entrada la noche…
Todo el que se haya ido al campo con unos amigos un fin de semana entero comprenderá lo que digo…
El caso es que empezaron a cantar los primeros moñas y nosotros pasando del tema, la verdad, no nos engañemos: nos importaba “na y meno” todo lo que no fuera Lordi…
Y, entonces, llegaron…
El escenario fue suyo, y la platea tuvo que arrojarse a los pies de los de Rovaniemi.
Sencillamente, impresionante. Disfraces, fuegos artificiales, y la imponente presencia de los cinco músicos, especialmente cuando el pequeño demonio de las botas de plataformas extendió sus alas…
Brutal.
Cuando terminaron su actuación… ¡lo que habría dado por ver la cara de las Ketchup!
(Que anda que no estaban sosas ni ná…)
Cuando terminaron las actuaciones, se abrieron las votaciones…
Y era con lo que yo no contaba: ¡El voto del público!
Y tampoco era para tenerle mucha fe. Porque, seamos sensatos. ¿Quién vende más, Bisbal o Stevie Ray Vaughan?
Pero, claro… eso es en España… En Europa en general no somos tan catetos… ¿o sí?
Bueno… después de todo… Europa está llena de jeviorros…
Yo, lo que sé, es que nosotros votamos por Lordi.
(Alguien en el foro de música de Sedice dijo que le habíamos seguido el juego a la multinacional de detrás de Lordi… Yo lo veía mejor que seguirle el juego a la multinacional de detrás de Las Ketchup…)
En fin, Isaías votó por Lordi, César votó por Lordi, yo le quité el móvil a Álvaro después de que votara por Lordi porque yo me quedé sin batería en el momento de ir a votar por Lordi, Sandra no votó por Lordi y le echamos la bronca, y Sonsoles tampoco, porque ella prefería a Irlanda/Macedonia/Eslovenia/Trinidad y Tobago/Latveria o no recuerdo cuál era…
El caso es que se cerraron las votaciones, y nuestros estómagos nos dijeron “oye, ya va tocando, ¿no?”
Total, que Isaías, Sonsoles y César se fueron a la cocina mientras los demás empezábamos a ver las votaciones… ya sabéis… “la Ghomaní, sí puá…”, y todo eso…
Y nosotros, desde el salón, retransmitiendo…
“¡Vamos los primeros!”
“¡Le sacamos dos puntos a los segundos!” “¡Les sacamos ocho a los segundos!”
Y esos ocho se convirtieron en 12, 14, 21…
Aún quedaban unas cuantas votaciones, pero no importaba…
¡Lordi había ganado!
¡Increíble!
Un grupo de heavy metal, arrasando en una competición de quién es más moña, agarrando a todos sus rivales para arrancarles de un mordisco la cabeza como si de un murciélago en manos de Ozzy Osbourne se tratara…
Europa no me había decepcionado…
Nosotros, presas de una indecible emoción, nos sumamos a la celebración, y pude por fin sentirme como si mi equipo hubiera ganado la Copa de Europa (yo, que no soy nada futbolero…), o como si mi selección hubiera ganado un… bueno… algo…
Y es que, esa noche, todos en esa casa (menos la indignadísima Sonsoles) éramos un poco Finlandeses…
Luego, entre los cuatro varones, cogimos a Sandra y la manteamos al grito de “hard…” (la levantábamos un poco…) “rock…” (la levantábamos otro poco…) “¡¡¡HALLELUJAAAAAH…!!!” (¡y hasta el techo casi!)…
Luego nos emborrachamos un poco y bueno…
Poco a poco, la fiebre inicial se fue calmando. Los Lordi lo petaron, pero, como suele pasar, la fiebre inicial remitió, y, al año siguiente, algunas televisiones europeas parecían haber aprendido y mandaron lo que mi amiga Anabel calificó de grupos “cutremetaleros”…
TVE no, por supuesto… mandaron a más de lo mismo…
Pero ya no valía, ya no…
Aquello pasó una vez, cinco tíos disfrazados de monstruos cantando metal del bueno y garrulo… Si ahora salen quince grupitos de estaño, no se iban a comer nada…
No, ya no…
Eso pasó sólo una noche… la noche en la que me sentí un poquito finlandés…
¡GUAPOOOOOOOS!
Y ahora, todos, repitan conmigo…
“Hard! Rock! Hallelujah!!!!”
Y todos a escuchar musiquita buena…

Luciérnago escuchando:
Rainbow – Man on the Silver Mountain (live)








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.